blog / Escoliosis

Ozonoterapia (Parte 2)

Centro de la columna Vertebral : 6 Mayo, 2015 11:00 am

La ozonoterapia sistémica posee la propiedad de estimular los sistemas de defensa antioxidante protectores contra la acción de las ERO (especies reactivas del oxigeno) a partir de la activación de reacciones oxígeno dependientes y del Ciclo de Krebs, con la formación de grandes cantidades de protones, necesarios para restablecer la capacidad buffer de los sistemas de defensa antioxidantes, para su posterior ataque contra las ERO.

Los tres principios básicos que deben tenerse en cuenta antes de iniciar cualquier procedimiento ozono terapéutico son los siguientes:

a) Primum non nocere: Ante todo no hacer daño.

b) Escalonar la dosis: En general, empezar siempre con dosis bajas e irlas incrementando lentamente, excepto en úlceras o heridas infectadas, donde se procederá de forma inversa.

c) Aplicar la concentración necesaria: Concentraciones de ozono mayores no necesariamente son mejores, al igual que ocurre en medicina con todos los fármacos.

Si no se conoce el balance redox (antioxidantes/pro-oxidantes) y el paciente se encuentra en estrés oxidátivo, una dosis inicial media o elevada, puede lesionar los mecanismos antioxidantes celulares y agravar el cuadro clínico. Por ello es preferible iniciar con dosis bajas y subirlas de manera escalonada según la respuesta del paciente.

El ozono médico puede aplicarse en forma local o parenteral. Las diversas vías de aplicación del ozono pueden usarse solas o en combinación, con objeto de ejercer un efecto sinérgico.

El número de sesiones de tratamiento y la dosificación de ozono a administrar, dependerá del estado general del paciente, edad y su enfermedad de base.

Por regla general cada cinco sesiones se incrementa la dosis de ozono y se administra en ciclos que variarán entre 15 y 20 sesiones.

Desde el punto de vista clínico la mejoría del paciente se da entre la quinta y décima sesión, y se considera que después de la décimo segunda sesión los mecanismos de defensa antioxidante ya se encuentran activados.

El tratamiento se da en un ciclo que se administra a diario, de lunes a viernes y que también puede ser dos a tres veces por semana o semanalmente según la patología a tratar.

Principales indicaciones:

  • 1. Pacientes quemados
  • 2. Terapia intensiva
  • 3. Virosis sistémica
  • 4. Peritonitis
  • 5. Inmunodeficiencia: celular, humoral y mixta
  • 6. Trastornos de la circulación (EVC)
  • 7. Inmunoactivación: Problemas geriátricos, infecciones, cáncer.
  • 8. Infecciones: hepatitis A, B y C, herpes zoster.
  • 9. Artritis reumatoide.
  • 10. Dislipidemia

Ozonoterapia

Déjanos tus opiniones